Ingredientes:
2 berenjenas, 2 pimiento rojo, 3 cebollas, aceite de oliva virgen extra y sal. Además pan para hacer tostadas, anchoas en salazón y olivas negras sin hueso.

Elaboración:
Lavamos y secamos las berenjenas, los pimientos y las cebollas. Colocamos todas las verduras en una bandeja para horno, menos los pimientos que los introduciremos más tarde en el horno, y las regamos con un chorro generoso de aceite de oliva. Es conveniente hacer unas incisiones en la piel de la berenjena, para que no reviente después cuando la manipulemos.

Asamos en el horno precalentado a 170ºC durante una hora, dando la vuelta a las verduras de vez en cuando para que se asen de forma homogénea. Pasado ese tiempo incorporamos los pimientos a la bandeja, ya que estos se cocinan en menos tiempo. Unos 30 minutos más.

Dejamos enfriar para poder quitar la piel y pepitas al pimiento y a las berenjenas. De mismo modo, quitamos las capas exteriores de las cebollas y las troceamos.. Vamos disponiendo todos los ingredientes en un plato, al que añadiremos una pizca de sal gruesa marina y el aceite del asado. Hay quien también le añade unas gotas de vinagre. Media hora después las verduras ya estarán listas.

Para hacer el polvo de oliva negra, hay que colocarlas en una bandeja encima de una hoja de papel de horno y dejarlas que se deshidraten por un proceso natural de secado, una vez secas, molerlas muy fina que quede en polvo y reservamos en lugar seco.

Acabado del plato: Hemos tostado el pan, y lo colocamos en medio del plato (a elegir al gusto), encima del pan ponemos las verduras y encima las anchoas, y con el polvo de oliva lo acabamos decorando, rectificar de aceite y unas escamas de sal maldon.